• 26/10/2015

    7 artículos para la salud y el placer

    En muchas ocasiones pensamos que las tiendas eróticas o los sex-shop son sólo para las personas más atrevidas. Es cierto que entrar en este tipo de establecimientos ayuda mucho a romper la rutina de pareja y también a explorar nuestra sexualidad en solitario. Pero también podemos descubrir en ellas muchos artículos imprescindibles para la salud (y el placer es salud) que hacen obligatorio visitarlas. Además muchos de ellos son difíciles de encontrar en farmacias, y mucho menos en otro tipo de tiendas.


    1.    Las bolas chinas. Todo un clásico para fortalecer el suelo pélvico. Bien usadas, previenen el prolapso uterino, las pérdidas de orina y, además, controlando la musculatura pubo-cocígea también aprendemos a ser dueñas de nuestros propios orgasmos (y sí, también a acariciar mejor el pene si tenemos pareja hombre). Se recomienda consultar a un/a fisioterapeuta de suelo pélvico, pero si no, en tiendas eróticas especializadas en mujeres ya exigen a las dependientes tener conocimientos de sexología y pueden asesorarnos. Lo mejor es empezar por una sola bola o por poco peso y dejarlas poco tiempo para luego ir incrementando progresivamente el tiempo y regularidad de uso. El mejor material es la silicona, que es hipoalergénica y no porosa, evitando el alojamiento de virus.

    2.    La copa de luna. Se trata de un artículo de higiene menstrual que se introduce en la vagina para recoger el flujo de la menstruación. Una sola copa puede durar entre 5-7 años. Además de más barato y ecológico es mucho más respetuoso con la flora vaginal. Las compresas y tampones contienen químicos y blanqueantes. Al principio puede costar colocarlo, pero bien aconsejadas o incluso viendo vídeos en internet, pronto será sencillo. Otra opción saludable y ecológica son las compresas lavables, también disponibles en internet y tiendas eróticas especializadas.

    3.    El preservativo femenino.  Se trata de un método anticonceptivo que, a diferencia del condón masculino, es introducido en la vagina de la mujer. Es muy difícil encontrarlo en farmacias. Protege igualmente de enfermedades de transmisión sexual. Se coloca introduciendo primero el anillo pequeño y el anillo grande queda colocado en la entrada de la vagina. Es muy cómodo para personas alérgicas al látex y porque puede ponerse tiempo antes de la penetración. La pequeña pega que tiene es que a veces puede hacer un ligero ruido.

    4.    Los huevos de cristal. Su uso y funcionalidades son muy parecidas a las de las bolas chinas. Como su nombre indica, tienen forma de huevo y se pueden introducir en la vagina o usarse para meditación en diferentes partes del cuerpo. Si se introducen en la vagina, harán función de peso para ejercitar el suelo pélvico. En este caso, hay que tener en cuenta las recomendaciones sobre el tiempo de uso dependiendo de la situación de nuestra musculatura pubo-cocígea. El valor añadido que tienen los huevos de cristal es que poseen propiedades curativas según el mineral del que estén hechos. Así, dicen que el cuarzo rosa es bueno para la sexualidad y el amor, etc. No todas las tiendas eróticas los tienen y no todas las personas creen en las propiedades de “las piedras”. Hay que asegurarse de acudir al lugar adecuado.

    5.    Vibradores y masajeadores. Son artículos de diferentes formas que contienen motores y baterías para que puedan vibrar. Hoy en día los diseños, tamaños y colores han avanzado mucho para que sean discretos, no suelen tener forma de pene. Se pueden usar para masajear cualquier parte del cuerpo, obviamente también la zona genital y el clítoris. Lo positivo es que, además de quitar alguna contractura de espalda, ¡también nos harán llegar más rápidamente a un orgasmo! Para personas solas y parejas que quieran introducir un juego nuevo.

Comentarios