• 08/05/2019

    A la hora de elegir el método anticonceptivo que vamos a utilizar en nuestras relaciones sexuales, debemos tener en cuenta diferente criterios como su efectividad, que sean de corta o larga duración y sobre todo, que se ajusten al estilo de vida de cada mujer. A continuación os ofrecemos algunos consejos sobre las ventajas y desventajas de los anticonceptivos más comunes.

    Una de los primeros criterios para elegir un anticonceptivo es la efectividad. Sin embargo hay que tener en cuenta que dicha efectividad en la mayoría de los casos está sujeta a que el anticonceptivo sea administrado o utilizado de la forma correcta. Por ejemplo, el preservativo masculino tiene una efectividad del 98%, siempre y cuándo esté bien colocado y no se rompa durante el coito. En el caso de la pastilla hormonal anticonceptiva, su efectividad estaría sujeta a tomarla de forma adecuada y evitar posibles olvidos que reduzcan o anulen dicha efectividad.

    Teniendo esto en cuenta, pasamos a valorar algunas ventajas e inconvenientes de distintos métodos anticonceptivos:

    1. Anticonceptivos Hormonales: existen distintos tipos de anticoncepción hormonal, de uso de uso diario como las pastillas anticonceptivas y otros cuya efectividad tiene efectos prolongados como el DIU (de 3 a 5 años) , la inyección anticonceptiva (de 1 a 3 meses), el implante anticonceptivo (de 3 y 5 años), etc.

    En todos estos casos de anticoncepción hormonal, las cargas de hormonas pueden afectar, en mayor o menor medida, nuestro organismo. En muchos casos los efectos secundarios suelen disminuir en unos meses, pero hay que tenerlos en cuenta.

    En el caso de las pastillas anticonceptivas de nueva generación podemos decir que se ha reducido bastante los efectos secundarios, como retención de líquidos, cefaleas. Aunque hay mujeres que siguen quejándose de dichos efectos. También otra desventaja es que son métodos que necesitan de una doble protección ya que no te protegen de enfermedades de transmisión sexual (ETS).

    En relación a sus ventajas, podemos afirmar que en muchos casos se prescriben también para regular el ciclo menstrual o la dismenorrea. Además, en el caso de los anticonceptivos hormonales de largo plazo, podemos destacar su mayor comodidad a la hora de prevenir posibles olvidos como puede pasar con las pastillas anticonceptivas.

    2. Métodos de Barrera:  Dentro de estos métodos nos vamos a centrar en los más utilizados como son el preservativo masculino y femenino.

    Una de sus mayores ventajas, además de su efectividad, es que son baratos, se pueden comprar fácilmente y además de evitar embarazos no planificados ¡nos protegen de las enfermedades de transmisión sexual! por lo que no hay que utilizar otro anticonceptivo.

    Entre sus desventajas, destacamos la posibilidad de su mal uso por mala colocación, rotura o que esté en mal estado, lo que reduciría su eficacia y protección.

Comentarios