• 01/06/2018

    La despenalización del aborto cosechó el viernes pasado una aplastante victoria, ganó en todos los grupos de edad excepto entre los mayores de 65 años, se pone fin a la Octava Enmienda, la nueva ley del aborto podría estar en vigor para finales de este años 2018.

    NO se esperaba una victoria tan destacada, porque Irlanda es un país profundamente católico, pero por fin va a tener una constitución moderna y se va a convertir en un país mas tolerante para las mujeres, que ya no estarán obligadas a salir de su país para interrumpir su embarazo.

    La actual ley del aborto que tiene Irlanda, hasta que se aplique la nueva ley, equipara la vida del no nacido al de la mujer embarazada, a parte que prohíbe el aborto en caso de violación, incesto, malformación fetal o riesgo para la salud de la madre.

    Irlanda era uno de los países europeos con la ley del aborto más restrictiva de Europa junto con Malta, el Vaticano y Andorra, pero esto va a cambiar con la aprobación de la nueva ley del aborto que sí permite el aborto libre hasta la semana 12 de embarazo y hasta las 24 semanas cuando exista riesgo para la salud del feto o de la madre.

    El primer ministro Leo Varadkar ha hecho referencia a una “revolución silenciosa que se ha estado dando en Irlanda durante las últimas décadas”. Las mujeres ya no permanecen calladas, han luchado por sus derechos y han ganado.

    Irlanda es un país que está cambiando, ha tenido un crecimiento económico grande y además se va modernizando hacía una política pública más liberal, ejemplo de ello es elegir como primer ministro a un hombre homosexual y aprobar el matrimonio entre iguales.

    La nueva ley del aborto podría llamarse Ley Savita en homenaje a Savita Halappanava en homenaje a Savita mujer que murió en 2012 después de negarla un aborto justificando que la septicemia que padecía no era un riesgo para su salud.

    Ahora hay que luchar por un referéndum en Irlanda del Norte para reformar la legislación del aborto, la líder del DUP Arlene Foster dice que “el referéndum en la República de Irlanda no tiene ningún impacto en las leyes de Irlanda del Norte, aunque obviamente tomamos nota de lo que hagan nuestros vecinos"

Comentarios