• 05/06/2019

    En los últimos años alguno Estados norteamericanos muy conservadores han promulgado leyes cada vez más restrictivas del aborto.

    Por ejemplo; con 25 votos a favor y 6 en contra los Senadores de Alabama daban su conformidad a una ley del aborto que se convierte en la más restrictiva del país, autorizando únicamente la interrupción del embarazo si la vida de la madre corre peligro, rechazando el aborto por violación o incesto.

    Recoge penas durísimas para aquellos médicos que practican la interrupción del embarazo fuera del supuesto aprobado con penas de hasta 99 años de prisión.

    Georgia también aprobó recientemente una ley muy restrictiva contra el aborto conocida como “Ley del latido” prohibiendo la interrupción del embarazo si se detecta latido fetal en torno a la sexta semana de gestación.

    Mississippi, Kentucky y Ohio son Estados como Georgia que prohíben el aborto una vez detectado el latido fetal, es algo que suele ocurrir en torno a la sexta semana de gestación, en muchas ocasiones la mujer todavía no sabe si quiera que está embarazada.

    Hay 15 Estados más que cuentan con leyes muy restrictivas aunque todavía no han entrado en vigor por contradecir el fallo del Tribunal Supremo de 1973 que establecía que la interrupción del embarazo es legal hasta el momento en el que el feto pueda sobrevivir por sí solo fuera del útero.

    El objetivo de los antiabortistas y el movimiento conservador en Estados Unidos es volver a las leyes anteriores a 1973.

    Además Donald Trump, ha retirado la financiación pública a las clínicas de planificación familiar que ofrezcan abortos.

    Estas nuevas leyes han provocado la indignación de los movimientos en defensa de los derechos de las mujeres en Estados Unidos, las mujeres han tomado las calles vestidas con cofia blanca y capa roja como en la serie “el cuento de la criada” para luchar contra la vuelta al pasado.

Comentarios