• 19/01/2018

    Ser madre adolescente en México. Datos y Propuestas

    El Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir presentó el estudio “Lo público es nuestro:  Juventudes evalúan políticas de prevención de embarazo adolescente”.  En este informe se analizan las cifras sobre embarazo adolescente en México en los últimos años, haciendo una radiografía de la realidad actual de este problema de salud pública. Además se proponen algunas actuaciones que deberían realizarse desde las administraciones responsables para abordar la prevención del embarazo adolescente de forma efectiva.

    Durante la presentación del estudio,  Ximena Anguión, directora del Instituto Simone de Beavoir destaco que las cifras sobre los nacimientos en chicas menores de edad son escalofriantes. El número de embarazos adolescente en México ha aumentado un 10 por ciento en los últimos dos años (2014-2016). Según datos sobre nacimientos de la Secretaría de Salud (SINAC) . Dejando en evidencia la falta de efectividad de la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo Adolescente (ENAPEA) implementada en 2015 que pretendía reducir al 50% la tasa de embarazo adolescente para 2050.

    Con respecto a la incidencia por estados, los que presentan mayores índices de embarazo adolescente son Chiapas, Chihuahua, Coahuila, Durango y Guerrero. La Ciudad de México y el estado de Querétaro, serían los lugares con una incidencia más baja de embarazo adolescente.

    Un ejemplo es la delegación de Benito Juárez en Ciudad de México que alcanza el 2,26 por ciento. Frente a Santa María del Rosario en Oaxaca, que se sitúa en el 25,9 por ciento de embarazos adolescentes.

    A partir de esta situación, en el estudio se señalan las demandas recogidas para garantizar de forma efectiva que los derechos sexuales y reproductivos se cumplen. Entre ellas destacamos:

    • Una mejor capacitación y sensibilización de los proveedores de los servicios de salud. Que su formación esté basada con enfoque de cultura, género y derechos humanos, sin estigmas, prejuicios, ni racismo contra la población indígena.

    • Ampliar la gama de métodos anticonceptivos disponibles, de forma que se contemplen las necesidades de la población adolescente e indígena

    • Necesidad de campañas de comunicación sobre derechos sexuales y reproductivos. Con servicios amigables y confiables adaptados a los contextos socioculturales y a las etapas de la adolescencia y la juventud.

    • Implementación de protocolos de acceso a métodos anticonceptivos, así como su dispensación en las unidades de salud.

    • Atención humana, libre de estigmas y prejuicios.

    El embarazo adolescente es un problema de salud pública que incide en la vida y salud de las menores de edad que son madres. Restringiendo sus oportunidades vitales, como limitar su acceso a oportunidades educativas o laborales. Acentuando las condiciones de pobreza y precariedad .

Comentarios