• 20/03/2019

    La inyección anticonceptiva es un método de seguro y de larga duración, siempre y cuándo se aplique siguiendo las indicaciones médicas. A continuación abordamos las dudas más frecuentes en las consultas médicas.

    ¿Cómo se utiliza y que eficacia tiene la inyección anticonceptiva?

    Existen dos tipos de inyección anticonceptiva según el periodo de protección que tenga. Es decir, podemos encontrar inyecciones anticonceptivas de duración mensual y de duración trimestral. Está última está indicada para mujeres mayores de 18 años.

    La forma de utilizarla o de administrarse seria:

    * Inyección mensual:  la primera vez que se utiliza este anticonceptivo debe ponerse en los primeros cinco días de menstruación. De esta forma la protección es casi inmediata.  Normalmente se aconseja empezar a tener relaciones sexuales tras 24 horas de su administración.

    Tras la primera inyección, el resto de inyecciones se deben poner cada 30 días para que sea eficaz.  

    * Inyección trimestral: está indicada para mujeres mayores de 18 años. La primera vez que se administra debe hacerse entre el primer y séptimo día de menstruación. Después debe ponerse cada 90 días.

    ¿Qué pasa si se me olvida ponérmela en la fecha señalada?

    En el caso que exista un olvido y se nos haya pasado ponernos la inyección debes saber que si no han pasado aún tres días desde la fecha en la que debiste administrártela, puedes ponértela porque aún estarás protegida. Pero si han pasado más de tres días desde la fecha en la que te la tenías que haber puesto, lo más seguro es utilizar un condón de forma temporal hasta la siguiente menstruación para asegurarnos que no se produce un embarazo no planificado.

    En relación a su eficacia, la inyección anticonceptiva es bastante segura en torno al 99 por ciento, sin embargo es muy importante que no se produzcan olvidos y que se aplique de forma correcta.

    Por último has de saber que la inyección anticonceptiva es un método que, bien administrado, te protege de los embarazos no planificados de forma eficaz. Sin embargo no es un método que proteja frente a enfermedades de transmisión sexual. Es importante tenerlo muy en cuenta para tener sexo seguro, protegido y responsable.

Comentarios