• 04/11/2019

    En México, acceder a un aborto legal sin tener que alegar causa alguna por la mujer, solo es posible en Ciudad de México (desde hace casi doce años) y recientemente en Oaxaca, donde se ha despenalizado hasta la semana doce de gestación, igual que en la Ciudad de Mexico.

    Según la guía práctica de la OMS, sobre métodos de aborto seguro para profesionales de la salud. El medicamento de referencia para el aborto farmacológico es el misoprostol, también llamado Citotec. El aborto con medicamento está indicado para las etapas tempranas del embarazo, concretamente hasta la semana 9 de gestación.

    ¿Qué es el Misoprostol?

    El Misoprostol está definido por la OMS como un medicamento que tradicionalmente ha sido usado para tratar úlceras gástricas, pero también está indicado para la interrupción del embarazo ya que provoca hiperestimulación del útero, y según la dosis, fuertes contracciones uterinas.

    El aborto por misoprostol está recomendado por la OMS por varias características que lo convierten en un método seguro para practicar el aborto farmacológico: presenta una baja mortalidad asociada, es barato, fácil de conservar, de conseguir y de administrar. Por lo que e convierte en un medicamento accesible.

    Una mujer no debe realizarse un aborto con medicamento si tiene un embarazo de más de 9 semanas.

    ¿Cómo funciona el Misoprostol?

    En la mayoría de los casos el Misoprostol suele administrarse 24 horas después de otro fármaco, llamado mifepristona. La acción de ambos medicamentos tiene más efectividad que utilizar solo el misoprostol. Si el aborto se realiza solo con Misoprostol, la dosis será diferente y dependerá también de la edad, peso de la mujer embarazada y semanas de gestación. Solo un médico es el indicado para determinar la dosis adecuada que hay que administrar para acceder a un aborto seguro.

    La acción del misoprostol provoca la maduración del cuello uterino, lo que hace que este se agrande y dilate, produciéndose calambres, contracciones fuertes y sangrado vaginal más abundante que el de una menstruación normal, también se pueden producir vómitos, nauseas o diarrea. Como consecuencia de estas contracciones el útero expulsa el producto del embarazo en forma de coágulos.

    El proceso de aborto con medicamento suele ser doloroso, para aliviarlo puede tomarse ibuprofeno y otros medicamentos recomendados por el médico o médica, pero nunca aspira ya que facilita la posibilidad de hemorragia.

    Pasados unos días, la mujer deberá acudir nuevamente a consulta para asegurarse de que todo el tejido ha sido eliminado por completo y el aborto ha finalizado de forma exitosa.

Comentarios